Afición

Muy bien lo supo definir Marie Von Ebner-Eschenbach : "Las aficiones nos protegen de las pasiones. Una afición se convierte en una pasión..." 

Las pasiones nos permite vivir a cada instante con un sentimiento cercano a la plenitud. No creo equivocarme al comentar la inexistencia del ser humano que no tenga aficiones, aunque en ella sólo se resuma el descansar, dormir, o simplemente leer un libro debajo de un verde árbol en primavera.

Vivir es una forma de afición, en donde cada instante, cada acontecimiento, cada detalle que nos suceden nos hace unirnos a nosotros mismos.

Decía un viejo tanguero: "aquella persona que no ha vivido, rara vez entenderá un tango..."

Ciertamente el vivir es una forma de cosechar sentimientos contradictorios y no por menos edificantes.

Estas son algunas de mis pasiones....




Libros


 

Desde que Gutemberg nos acercara la imprenta se dieron acontecimientos de inicios de un proceso de nivelación al acceso del conocimiento humano. El libro se ha convertido en ese estimulante social en donde se pone la atención en la lectura, el corazón, la razón y el cuerpo, en historias, narraciones, conocimientos, imágenes que nos llevan a fortalecernos no solo intelectualmente sino espiritualmente.

Los que nacimos en tiempo de los inicios de la era de la informática, el libro fue una forma de acceder al mundo que no conocíamos y que estaba allí para ser descubierta.

Hoy con la Internet y la era de la multimedia, es mucho mas fácil acceder al conocimiento y por ende se justifica allí el hecho de la decadencia de la lectura.

Me encanta los libros. Me fascina no sólo leerlo sino cuidarlos como si fueran siempre nuevos y tenerlos allí para mirarlos de vez en cuando y hacer el proceso de revisión mental sobre que se trataba tal o cual título.

No leo cualquier libro, sino sólo aquellos de los que considero que son buenos libros.




Tecnología


 

Así como acepto que estamos en un proceso de cambio de un paradigma de la era de Gutemberg a la era de la Internet multimedial, entiendo que la forma acceder al conocimiento está cambiando y en breve se revolucionará en el tiempo de acceder a ellos.


Antiguamente para acceder a un tema en particular, el trabajo que debíamos hacer era el de asistir a una biblioteca y buscar primeramente en los indices de temas y títulos con sus respectivos autores, luego debías pedir el libro y después leerlo, para a partir de allí hacer un análisis crítico sobre el particular. Hoy con la era de los motores de búsquedas como Google, Yahoo, Wikipedia y tantos otros, las búsquedas de temas está al alcance de todos.

Esa nivelación de la forma en acceder al conocimiento, hace que nos igualemos casi en todos sentidos y por ello la busqueda de superación personal está dado por el propio interés de la persona y no por su condición social como era antiguamente.

Me llama la tecnología, desde que salieron las primeras computadoras en lenguaje Basic, hasta las modernas Ultrabook. Desde los pasacintas o casseteras hasta los celulares inteligentes.

El descubrir nuevos productos tecnológicos es casi una aventura permanente...





Música


 


Lo expresó San Agustín de esta forma: "Cantar es orar dos ves..."

Así como las pasiones es propio del ser humano, la música es algo similar a las aficiones.

No conozco persona que no le guste la música, algún género en particular, o algún cantante, o compositor.

La música es la representación de nuestra espíritu, y por ende según el estado de nuestra alma, son las aficiones de los géneros musicales.

Por ejemplo si estamos melancólicos rara vez escucharemos un tema musical muy movidos o con mucho ritmo, o viceversa.

Ese termómetro emocional es en definitiva parte de nuestras vidas. Es una forma de expresarnos mediante la escucha de ritmos, silencios, y melodías.

Escucho todos los ritmos musicales, y como lo expresaba anteriormente dependiendo del estado de ánimo son las predilecciones momentáneas.







Artes Marciales


 


Desde que tenía recuerdo, siempre me ha atraído las artes marciales, tanto japonesas, chinas, coreanas, etc.

Recuerdo que a los 14 años asistía a un bar en Rosario los sábados por la tarde a mirar en las películas de artes marciales toda la tarde tomando leche caliente o submarino (chocolate derretido en un vaso de leche caliente).

Posteriormente llegó la oportunidad de conocer de cerca muchas formas de expresión de esta cultura y muy en especial entró a mi vida la gran pasión por el Aikido.

Seguramente no será relevante explicar en que consiste el Aikido, pero sí el hecho de señalar que las enseñanzas de las artes marciales brinda una manera de formar integralmente al ser humano mediante la autodisciplina, el entrenamiento constante y la autospueración.

Las artes marciales debería ser casi obligatoria para todos nuestros hijos...


Futbol


Para cualquier argentino el futbol o soccer es un sentimiento de muy difícil explicación racional.

Solamente aquellas personas que son fanáticos a algún hobby o deportes quizás puedan entender el concepto ser hincha del fútbol de un club en particular.

En mi caso, desde muy pequeño cuando vivía en la Provincia de Corrientes, los clubes de fútbol más relevantes era Boca Juniors o River Plate. Este segundo club era en un principio mi afición.

Repito, era mi predilección, ya que al llegar a Rosario Santa Fe, Ciudad que algunos llaman Capital del Fútbol (ya que de allí salieron jugadores de la talla de Batistuta, Tata Martino, Palma, Chacho Coudet, y hasta el propio Leo Mesi), entró como un arpón disparado contra la ballena, el amor auriazul de ser hincha del Club Atlético Rosario Central.

Los canallas, entenderán ese sentimiento auriazul y ese anhelo de ver a su club ganar un partido expectante en el Gigante de Arroyito a nuestro archirival deportivo los leprosos del Club Atletico Newell's Old Boys.

Debo admitir que no soy fanático, pero este deporte para un rosarino adoptivo, es una pasión inenarrable.